ALERGIA AL HUEVO:

Puede estar producida por proteínas de la clara o de la yema (por eso algunos toleran la yema cocida). Hay que evitar los alimentos que lo contienen, eliminándolos completamente. Puede estar oculto en otros alimentos y en pequeñas cantidades no declaradas. Hay que tener en cuenta la contaminación cruzada, tanto en la industria como en casa.

En los etiquetados pueden figurar como: albúmina, huevo (clara, yema, desecado en polvo, sólidos de huevo) mayonesa, livetina, lisozima, ovoalbúmina, ovomucina, ovomucoide, vitelina, coagulante, emulsificante, ovomucoide E-161b (luteína, pigmento amarillo), lecitina, globulina, etc.

Hay que eliminar los alimentos que contengan huevo y además aprender a encontrar en los etiquetados los ingredientes que identifican su presencia, incluso aquellos que pueden estar fabricados o no a partir del huevo (lecitina, aroma natural, etc.)

Los alimentos en los que puede estar presente son:

Pastelería, bollos, hojaldres, rebozados, caramelos, turrones, flanes, cremas, helados, merengues, mayonesa, pastas al huevo, potitos, preparados rebozados, algunos fiambres, algún pan rallado, sopas, consomés y purés preparados, lecitina (no de soja).

Es obligatorio declarar en el etiquetado todo lo que contiene huevo y derivados de huevo.

ALERGIAS AL PESCADO

Abarca dos formas diferentes:

1-Puede ser debida a sus proteínas o a la histamina que puede contener.
Habría que eliminar el pescado causante y sus derivados. Hay que tener en cuenta que la proteína de pescado se puede transportar por el aire durante la preparación de los platos, también podría haber contaminación cruzada con el aceite, las freidoras o las parrillas donde se cocina el pescado. Así podrían comer otros productos del mar (gambas, calamares, mejillones, etc.) pero que no hayan estado mezclados con el pescado.

Hay muchos alimentos preparados en los que puede haber restos de proteína de pescado: sopas, caldos, preparados para paella, pizza, palitos de cangrejos, gelatinas, productos enriquecidos con omega 3 procedente de pescado, harinas de pescado, pollos que coman harina de pescado.

Debe figurar también en el etiquetado.

2-La alergia al pescado también puede estar producida por el anisakis, este parásito no sólo puede producir problemas digestivos, sino que en algunos casos puede dar alergia.

Todos los animales marinos que se alimentan de plancton pueden contenerlo. Ahora es obligatorio que todos los establecimientos que sirvan comida en preparaciones crudas o prácticamente crudas, congelen el pescado, a temperaturas iguales ó inferiores a –20ºC durante al menos 24horas (mejor 72 horas).

Los alérgicos al anisakis pueden comer pescado de río: trucha, perca…

ALERGIA A LAS PROTEÍNAS DE LECHE DE VACA

Puede ser debida a proteínas de la leche (caseína) y del suero (seroproteina). Aproximadamente el 87% de los niños se curan a la edad de tres años.

Es diferente a la intolerancia a la lactosa, aunque se puede asociar con frecuencia a ella, por eso en las primeras fases se suele eliminar también la lactosa.

Existe una reactividad cruzada con las proteínas de leche de otros mamíferos como la cabra, y oveja, por eso es mejor eliminarlas, junto con la leche de vaca y todos sus derivados.

En el etiquetado de diferentes alimentos puede figurar como: mantequilla, aroma de mantequilla, crema agria, queso, caseína, caseinatos (de calcio, magnesio, potasio y sodio), hidrolizados (de caseína, de leche, de proteínas de leche y suero), lactoalbúmina, lactoglobulina, lactosa, lactulosa, sólidos lácteos, leche en polvo, sólidos lácteos no grasos, suero, seroproteínas, yogur, etc.

No sólo en los lácteos podemos encontrar estas proteínas también pueden estar en:
Productos de panadería, pastelería bollería, algunos potitos, papillas y cereales, algunos embutidos, cubitos de caldo y sopas de sobre, grasas animales y proteínas animales, salsas, chicles o pastas de dientes con recaldent (contiene un derivado de la caseína), etc.