Para evitar estas infecciones alimentarias debemos seguir una serie de recomendaciones. Seguro que alguna de estas medidas ya las tomáis incluso sin estar embarazadas

-Lava bien a fondo frutas y verduras, evita dejarlas en remojo para que no pierdan nutrientes. Lavar bien las manos después de manipular alimentos crudos (igual que después de ir al baño, tocar un animal…)

-Limpia bien los utensilios de trabajo en la cocina.

-Cocina bien las carnes, pescados y huevos.

-Así como el toxoplasma muere en la congelación, la listeria resiste muy bien el frío (se destruye al cocinar). Por eso todas las semanas habría que limpiar bien la nevera (con agua que lleve lejía).

-Envasa bien los alimentos frágiles (carnes, pescados, platos preparados) y ponlos en las zonas más frías de la nevera.

-Guarda los restos de alimentos cocinados, una vez están fríos, en la nevera y si no los consumes en 24 h, tíralos.

-Separa bien, en la nevera, los alimentos crudos de los cocinados.

-Revisa las fechas de caducidad de los alimentos.

-No descongeles los alimentos a temperatura ambiente sino en la nevera.

-No elabores salsas con alimentos crudos, huevo, marisco, huevas de pescado, etc…