Cuando el bebé es recién nacido, hay que tener en cuenta que el ombligo se encuentra en proceso de curación. Con lo cual, es recomendable buscar un pañal que no lo lastime. Otro factor a tener en cuenta en este periodo es que prevenga escurrimientos, ya que sus desechos son más líquidos.

Actualmente existe en el mercado una enorme variedad de pañales. Entre ellos encontramos los desechables, los ecológicos, los lavables,… Debemos averiguar cuál es el que mejor se adecua a las necesidades de nuestro niño.

Normalmente se aconsejan los pañales de tela porque tienen mayor capacidad de absorción y suelen contar con núcleos con un poliuretano que retiene los líquidos en el centro.

A continuación hacemos una breve descripción de los tipos de pañales más utilizados:

– Pañales desechables: Es el producto más elegido por madres y padres puesto que es una de las alternativas más apropiadas en cuanto a costo. En Gadis podrás encontrar un amplio surtido de este tipo de pañales.

– Pañales lavables: Son parecidos a los que se usaban antaño con la diferencia de que brindan una mejor protección gracias a los materiales utilizados. Están compuestos por una braga de algodón e incluyen una capa absorbente y un papel para las heces.

– Pañales ecológicos: Se trata de pañales lavables o reciclables fabricados con algodón ecológico o con materias primas biodegradables. Su mayor inconveniente es su elevado precio.

Cuando el bebé tiene entre 5 y 10 kg es una etapa en la que todavía duerme mucho, por lo cual, el pañal más apropiado será aquel que tenga unas barreras en las orillas que cubran de manera eficaz para que los desechos no salgan por los laterales.

Cuando el bebé pese entre 9 y 14 kg es la etapa en la que empezará a investigar a su alrededor. Probablemente gateará y, por ese motivo, el grado de absorción del pañal será fundamental. Los alimentos habrán variado y sus heces serán más consistentes.

Una vez cumplido el año, el bebé ya empieza a caminar. Por ello, la anatomía del pañal será lo más importante. Existen pañales que facilitan el aprendizaje a la hora de dar sus primeros pasos porque son como ropa interior.

Algunos factores a tener en cuenta:

– Antes de comprar un pañal hay que asegurarse de que corresponda al peso del bebé.
– Hay que prestar atención a la velocidad de absorción y capacidad de mantener seca la superficie.
– A más capacidad de absorción menor será la frecuencia para cambiar al bebé.
– Es aconsejable cambiar el pañal a intervalos de tiempo razonables para evitar
rozaduras e irritaciones.

Siguiendo estos consejos el bebé estará más cómodo y vosotros más tranquilos.