¿Cuál es el tiempo prudencial para volver a quedarse embarazada? La recomendación más común es entre dos y cinco años. ¿Por qué este plazo? UNICEF señala que es importante que se produzca un intervalo mínimo de dos años entre embarazos para que el organismo de la madre pueda recuperarse tras el anterior embarazo y parto. De esta forma se mejoran mucho las condiciones para la nueva gestación.

¿Cuáles son los riesgos? Bueno, si el plazo es inferior a dos años, aumentan las complicaciones de parto prematuro y/o bajo peso del bebé al nacer. También riesgo de ruptura uterina (la cual llega a duplicarse), lo que ocasiona que se tenga que hacer un parto por cesárea previa.

De hecho este intervalo mínimo coincide con un período de lactancia estándar. Si la lactancia es exclusiva y a demanda este lapso de tiempo durará entre 2 y 3 años. Durante este período, dar el pecho, junto con la ausencia de menstruación, te permitirá ahorrar hierro y calcio, lo cual repercutirá en una recuperación óptima después del primer parto.

Otro factor a tener en cuenta es el de que si se reduce el período entre embarazos vas a tener que poner tu atención en dos niños, lo cual te resultará agotador.

Por otra parte, esperar demasiado también puede generar problemas. Primero físicos: dejar un espacio entre embarazos mayor de 5 años puede aumentar los riesgos de prematurez, bajo peso al nacer o hipertensión durante el embarazo. Otro handicap sería el de criar dos “hijos únicos”. Si el espacio es mayor de cinco años, la diferencia de edad, hará difícil que compartan juegos y actividades durante la infancia.