• Ausencia de menstruación
  • Aumento del volumen y de la sensibilidad de los pechos
  • Pigmentación más oscura de los pezones
  • Sensación de cansancio y sueño
  • Posibles náuseas y mareos, sobre todo, por la mañana
  • Aumento de peso de entre 1 y 2 kilos
  • Aumento del tamaño del útero
  • Aumento de las secreciones vaginales
  • Molestias leves en la pelvis
  • Frecuentes ganas de orinar

Cambios psicológicos en el primer trimestre de embarazo:

Es frecuente que la mujer en este primer trimestre experimente cambios de humor. Esto se debe a los cambios hormonales necesarios para que el cuerpo pueda mantener el embarazo.
Algunas mujeres experimentan un sentimiento contradictorio respecto a la maternidad, incluso cuando el embarazo ha sido planeado, y se plantean si están preparadas para ser madres. Los estados de inseguridad y ansiedad se alternan con estados de euforia.
Estas inquietudes van desapareciendo a medida que avanzan los meses y la mujer se adapta a su nuevo estado.

SEGUNDO TRIMESTRE

El segundo trimestre de la gestación es el más llevadero y el menos peligroso. Para muchas mujeres, son los meses más bonitos de todo el embarazo; se sienten mejor y más equilibradas. Los cambios hormonales ya se han estabilizado y las molestias, náuseas y vómitos van remitiendo. Por otra parte, la barriga aún no es tan voluminosa como para ocasionar ninguna molestia. Pero, sin duda, lo más emocionante de este período es sentir los primeros movimientos, aún leves, del futuro bebé.


Cambios psicológicos en el segundo trimestre de embarazo
:

Durante este periodo la mujer se sentirá más serena y positiva ya que los niveles hormonales tienden a estabilizarse.
Algunas mujeres experimentan un aumento de la libido debido a los mayores niveles hormonales y al hecho de que el cuerpo se encuentre más sensible al tacto. Aunque también puede ocurrir que sientan un rechazo hacia las relaciones sexuales. Esta situación suele ser pasajera y desaparece tras el parto

TERCER TRIMESTRE

Durante el último periodo, que va desde el séptimo mes al momento del parto, el tamaño del abdomen aumenta con rapidez, por lo que pueden aparecer estrías. La mujer vuelve a sentir cansancio, acompañado de dolores de espalda provocados por el desplazamiento parcial de la columna.
Dormir puede también convertirse en un problema porque casi todas las posturas resultan incómodas.
Algunas mujeres pueden experimentar las contracciones de Braxton-Hicks, también llamadas falsos dolores de parto. No indican el inicio del parto, sino que sirven para preparar el útero para el mismo.
En algunas ocasiones, la mujer puede tener la sensación de falta de oxígeno, esto es ocasionado por la presión del feto sobre el diafragma de la mujer que disminuye la capacidad pulmonar. Para aliviar estas molestias, lo mejor es realizar ejercicios de respiración y relajación. En cuanto el feto se encaje en la pelvis la mujer respirará mejor.
En esta última etapa de la gestación, lo normal es engordar entre 3 y 5 kilos que se reparten entre el futuro bebé, la placenta y el líquido amniótico, los pechos, el útero, el aumento de producción de sangre y la grasa materna.

Cambios psicológicos en el tercer trimestre de embarazo:

La madre puede sentir ansiedad por la inminencia del parto y por saber si su hijo nacerá bien. Una información adecuada a través de libros especializados y las clases de preparación al parto ayudarán a disipar los temores de los futuros padres.
Aparece el instinto de nido, se manifiesta en una necesidad urgente de limpiar o de realizar obras o cambios importantes en la casa. Parece que está relacionado con la necesidad de preparar el nido para el recién nacido (como ocurre en otras especies animales). En caso de que surja este instinto, hay que tratar de no excederse y conservar fuerzas para el parto.
Este trimestre se suele hacer más pesado ya que parece que el tiempo se hubiera detenido. Algunas mujeres suelen experimentar un descenso de la libido porque se encuentran cansadas y pesadas.